MATTEL PRESENTA EL PRIMER ECOSISTEMA DE IMPRESIÓN 3D PARA NIÑOS

El auge de las impresoras 3D es tan abrumador que su introducción a nivel masivo en todos los hogares para uso común y doméstico es ya cuestión de tiempo. Mattel ha dado un gran paso con Thingmaker, el primer centro de impresión de juguetes 3D para niños.

0
724

mattel-autodesk-re-launch-thingmaker-300-3d-printer-for-kids4

Desde bien pequeño siempre imaginé tener en casa una máquina mágica con la que poder fabricar mis propios juguetes. Supongo que ese ha sido siempre el sueño de muchos niños. Años después, era mi hijo el que tenía ese sueño, así que un buen día decidimos entre todos comprar nuestra primera impresora 3D. Hoy ya es un electrodoméstico más de la familia, y la ponemos a trabajar prácticamente cada día imprimiendo todo tipo de objetos y juguetes.

Estoy convencido de que miles de niños en este país son igual de inquietos y soñadores. Y seguro que miles de padres están deseando tener y poder experimentar con su primera impresora 3D. Pues bien, ese sueño Mattlel lo hará realidad lanzando al mercado el primer centro de producción 3D de juguetes para el hogar, o dicho de otra manera, Mattel ha reimaginado su antiguo set de juegos Thingmaker, actualizándolo para traernos hoy un completo ecosistema formado por una impresora 3D, un software gratuito creado por Autodesk (dicen que hasta un niño de 3 años puede usarlo) y todo un completo set de piezas para crear infinidad de juguetes y muñecos diferentes.

En otros posts os hemos hablado ya de nuestra propia experiencia y de cómo tener una impresora 3D en casa puede potenciar la creatividad de los niños y sus ganas de crear, innovar y hacer cosas. Con este lanzamiento, Mattel no hace más que sumarse a esa tendencia maker y ese espíritu creador que ha llegado para quedarse.

PUNTOS FUERTES

Una de las cosas positivas es que no se trata sólo de una impresora 3D, sino que han creado toda una plataforma de producción para pequeños makers. Es decir, además de la impresora y el software, Thingmaker viene con un montón de diseños predefinidos: piezas de construcción, robots, objetos de moda… que combinados entre si ofrecen cientos de posibilidades… Otra cosa positiva es la cantidad de filamentos de colores y diferentes materiales que se pueden comprar (por separado), lo que hace que la variedad y versatilidad sea muy grande. Y por último Mattel ha puesto el foco en la seguridad; la puerta, por ejemplo, no puede abrirse hasta que el proceso de impresión no haya finalizado, lo que hace imposible que un niño quiera experimentar qué se siente cuando se toca el cabezal en pleno proceso de impresión. El precio creemos que también es un punto muy fuerte. En USA saldrá por 299 dólares, lo que la convierte en una de las impresoras 3D más baratas del mercado y al mismo tiempo más atractivas e intuitivas de utilizar por un niño. Si pensamos que una PlayStation o una Xbox One están casi por el mismo precio, que los reyes os la traigan o no es ya una cuestión de prioridades.

¿PUNTOS DÉBILES?

A priori, puede parecer que la única cosa negativa es la base de impresión (o la “cama” como se conoce normalmente). Resulta que la base no se calienta, lo cual hace que otros materiales como el ABS sean complicados de utilizar; aunque sabiendo que la prioridad de la marca ha sido la seguridad y la facilidad de uso, pues tampoco es que este sea un aspecto negativo. Faltará ver cuándo podremos verla por España para poder probarla y analizarla en profundidad y analizar otros aspectos, como la calidad de la impresión, el nivel de configuración (que suponemos que será bajo) y la rapidez.

La marca posiciona la impresora como un centro de creación “para niños”, pero obviamente, los padres son los que están también en el punto de mira. Porque esos padres un buen día también fueron niños. Y como los niños de hoy, ellos también tuvieron sueños.

thingmaker-site

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta